Diversificación temporal en metales preciosos: paladio, platino y rodio

07/03/2022 

Francisco Lopez

Desde los máximos del 2020, hemos estado viendo movimientos de subida y posterior castigo a las cotizaciones de los metales preciosos, no siendo exactamente igual con el precio de la compra física del metal. El precio final al comprador no profesional ha estado condicionado con la disponibilidad real del metal que ha pretendido adquirir. La ley de oferta/demanda ha estado influenciada (manipulada) al existir un divorcio claro entre la cotización oficial (tanto Fixing como Spot), que se ha movido en función de sus correlaciones con los contratos de opciones y futuros sobre los mismos subyacentes con otros activos como índices industriales y financieros, y el precio que han tenido que pagar los compradores finales para adquirir las unidades de metal.

ANÁLISIS SOBRE PALADIO, PLATINO Y RODIO

Hemos visto falta de inventarios y de producción en metales como paladio y platino, además de rodio. En el caso de paladio y platino, las refinerías justificaban la falta de producción por la inexistencia de demanda por parte del comprador final, centrándose esta demanda en la industria. El uso del paladio como sustituto en automoción del platino en determinados modelos, así como el uso cada vez mayor del rodio en otros procesos industriales, en teoría debería de haber ido en detrimento del platino, que, sin embargo, durante el pasado año se revalorizó en algunos casos hasta el 80%.

Los mensajes de los analistas y empresas de asesoramiento financiero acerca de los metales en general son de precaución, porque indican que su tiempo como activo refugio ha llegado a su fin, o al menos está siendo desplazado por otros activos que, desde una óptica neutral pueden ser considerados como la antítesis de un refugio (máxima volatilidad, liquidez limitada y sujeta a altas comisiones de reembolso en muchos casos) y que en general, no hay ningún tipo de respaldo de valor tras él.

Centrándonos en las observaciones y la experiencia de las últimas semanas con refinerías y otros actores del mercado de los metales preciosos hemos visto que hay un creciente interés en diversificar las compras en los principales metales preciosos, siendo una de las posibilidades más repetidas:

  • Realizar compras de platino y paladio a corto plazo, con horizonte entre uno y dos años.
  • El oro y la plata se piensa que recuperarán su brillo en un horizonte entre dos y cuatro años.

El rodio seguirá siendo muy volátil y, contando además con que el spread de precios (diferencia entre los precios de compra y de venta) es tan amplio (2000$ de media en la cotización Spot) y que no existen activos financieros directamente que lo contengan como subyacente, entendemos que no lo hacen adecuado a corto plazo, salvo para las personas que quieran realizar operaciones muy especulativas y de alto riesgo. Consideramos que siempre hay que mantenerlo en cartera, pero dándole tiempo suficiente para que la tendencia ascendente de fondo pueda consolidarse.

En el momento actual, según mi opinión personal (que no debe tomarse nunca como recomendación de inversión ni asesoramiento) y que es lo que voy a hacer para mi propias carteras, es lo siguiente:

  • Cartera 1: un 33% en plata, 33% en platino y 34% en paladio. Con un horizonte temporal de 2 años,  y, por otro lado,
  • Cartera 2: un 60% en Oro y 40% en platino. Esta con un  horizonte temporal de 3 años.

De momento, seguiré comprando oro y plata, de forma repetitiva con importes reducidos para ir promediando precios con la vista puesta a largo plazo: plata en lingotes grandes (500 grs, 1Kg y 5Kg) y oro en lingotes pequeños (de 10 grs a 50 grs). A corto plazo, apostaré por adquirir platino y paladio comprando piezas pequeñas (de 10 grs hasta 1 Oz), por su facilidad de venta posterior.

Todo esto, obviando los movimientos inherentes a la situación planteada por la guerra de Ucrania.

Estas informaciones no suponen asesoramiento ni consultoría acerca del mercado de los metales preciosos, sino que se trata de una opinión personal del que suscribe, con base en la experiencia y las sensaciones que el mercado incita. Francisco Javier López es CEO de la empresa SilverGold Patrimonio.  La inversión en materias primas es una inversión de riesgo si no se toman las precauciones oportunas y este informe no debe considerarse como consejo de inversión.

¡Comparte en tus redes sociales!
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter