Análisis commodities ante el aumento de los rebrotes por coronavirus

19/05/2021 

Neil Wilson

En la anterior entrada, vimos cómo estaban afectando los rebrotes por COVID-19 a las cotizaciones de las acciones y al mercado de divisas. Ahora, nos vamos a centrar en cómo está afectando al mercado de materias primas, analizando el oro y el petróleo respectivamente.

El oro retrocedió de los máximos de 8 años a medida que el dólar estadounidense ganó en el comercio sin riesgo, y a $1765 en la apertura europea se había recuperado de los mínimos alrededor de $1753 alcanzados durante la noche anterior. A corto plazo, vemos un dólar más fuerte ejerciendo cierta presión sobre los precios del oro; a más largo plazo, la atención se centra en las tasas reales de EE. UU., que han pasado un poco los mínimos.

Los Treasury Inflation Protected Securities (TIPS) a 10 años disminuyeron de los mínimos existentes de 7 años en –0.66 a –0.64, proporcionando otro pequeño obstáculo para los precios del oro en el corto plazo.

El petróleo crudo disminuyó con la apertura del comercio. El aumento de las existencias en EE. UU. que alcanzó un récord durante la semana consecutiva, también ha comenzado a asustar a los traders. Los inventarios de crudo subieron 1,44 millones de barriles (bdp) en la semana hasta el 19 de junio, llegando a los 540,7 millones bdp. Las existencias de gasolina cayeron 1,7 millones de barriles, dando señales alentadoras sobre la demanda de impulso.

Los inputs de la refinería de petróleo crudo de EE. UU. aumentaron de 239,000 bpd a 13.8 millones bpd. La producción total de Estados Unidos aumentó de 500,000 bpd a 11 millones bpd debido al retorno de la producción del Golfo de México tras la tormenta tropical Cristóbal. El WTI (agosto) perdió el nivel de $40 para negociar justo por encima de $37, mientras que los fundamentos han comenzado a construirse a favor de precios más fuertes, el mercado no será inmune a un retroceso técnico en las condiciones de sobrecompra o a una disminución en el sentimiento entre los traders debido al aumento de los casos por coronavirus en los Estados Unidos. El doble techo emergente es menos incipiente de lo que era y requiere cada vez más que se toque el neckline de $35 (nivel de soporte o resistencia que se encuentra en una figura de hombro-cabeza-hombro en trading). Una ruptura aquí requiere alcanzar los $31.50, los mínimos de swing se tocaron en la segunda mitad de mayo.

¡Comparte en tus redes sociales!
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter