Sesgos al invertir (II)

15/05/2021 Por Elvira G.

En la anterior entrada vimos la existencia de algunas limitaciones cognitivas en los seres humanos, denominadas sesgos, que provocan que no tomemos las decisiones con completa racionalidad. Hoy, traemos otra batería de sesgos de los que adolecen los individuos y que podemos apreciar en el proceso de toma de decisiones que interviene en materia de inversiones:

  • Ilusión de control: consiste en sobreestimar nuestra propia capacidad para influir en algo que realmente no controlamos. Pensemos, ¿cuántas veces no has hablado con tu broker o gestor haciendo galantería de conocer enormemente una empresa o producto? Ahora, párate a pensar, ¿realmente la conoces? ¿Tienes la suficiente información para saber si esta se va a comportar de una u otra forma en el mercado?
  • Sesgo de autoridad: este sesgo es maravilloso, porque puede divergir tanto en función de tus gustos, características, experiencias,… No­­ se trata sino de nuestra tendencia a sobrevalorar ciertas opiniones o juicios porque son expuestos por determinadas personas, que se libran de nuestro cuestionamiento simplemente por ser quienes son.

¿Por qué si no contratan los brokers al analista/trader del momento? Porque lo que él diga o haga va a afectar sobremanera en el comportamiento de la gente. Si eres un agente de ventas entenderás perfectamente esto, ¿cuántas veces al buscar que un cliente cambie de broker no te has encontrado con “la estrella de turno” como dique? “Es que, claro, el Señor o Señora “x” en su análisis ha dicho que cierto producto va a subir/bajar…”.

Sin entrar en las verdaderas capacidades de cada uno de ellos, lo que queremos hacer notar aquí es la importancia de tener nuestro propio juicio y cuanto menos sesgado, mejor. Si nos gusta escuchar al «Señor X» hablar sobre acciones americanas, escuchemos también a la «Señora Y» aunque ofrezca análisis contrarios. Solo así podremos tener nuestra opinión un poco más limpia.

  • Anclaje: uno de los sesgos por excelencia, la tendencia a valorar más la información obtenida previamente que otra posterior que la contradiga. Aquí nos vais a disculpar, pero por deformación profesional, no podemos sino ejemplificarlo con la tendencia a preferir la regulación de Reino Unido (FCA) sobre la regulación de Chipre (CySEC).

En cierto modo, la gran culpa de esto la tienen los foros y posts que han inundado las redes cuando se dio el boom de los brokers de derivados. Dejando a un lado todos los argumentos y factores externos que juegan aquí (Reino Unido siempre ha sido más cool que Chipre; Chipre es visto como un paraíso fiscal; etc.), lo importante es que Chipre, como país europeo, cuenta con la supervisión de ESMA (Autoridad de los Mercados en Europa) y que, aun con un fondo de garantía menor al de Reino Unido, no se requiere acudir a tal mecanismo al existir ya de forma genérica la segregación de cuentas en los brokers.

Además, si bien es cierto que se han visto casos de mala praxis en brokers de Chipre, también ha ocurrido con brokers de Reino Unido. ¿Por qué lo infravaloramos entonces así? Reiteramos, soslayando la parte menos importante (moda o propensión a fardar), lo vital es cómo influye la primera información que recibimos, tendiendo a menospreciar toda la información ulterior que nos haga mella al argumentario inicial.

En suma, todas estas anomalías no hacen sino hacernos más incapaces de tomar la mejor decisión (desde un punto de vista propio y con preferencias definidas). Lo único que pretendemos desde Comparador de Broker es que conozcamos estas limitaciones para poder luchar mejor contra ellas y que, tomemos la decisión que tomemos, esté lo menos sesgada posible.

No olvidemos que solo somos Homo Sapiens, los Homo Economicus solo están en (demasiados) libros de texto.

¡Comparte en tus redes sociales!
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter

¿Quieres ser el primero en conocer todos los cotilleos y noticias sobre brokers?

¡No olvides suscribirte!