Los reguladores de brokers offshore empiezan a endurecerse

15/05/2021 Por Mr. Comparator
NO OLVIDES SUSCRIBIRTE

Incluso los reguladores más laxos empiezan a mover ficha para, lo que parece ser, limitar las facilidades que se dan en algunos de los países que ofrecen regulaciones para los brokers.

Parece que la crisis del coronavirus ha provocado demasiados cambios y reflexiones en el sector de los Mercados Financieros, y, en concreto, del trading con CFDs.

Desde que en agosto de 2018, la Autoridad de los Mercados y Valores de Europa (ESMA) redujese el apalancamiento hasta un máximo de 1:30 para los clientes europeos (a excepción de los clientes profesionales), son muchos los brokers que han tenido que realizar cambios y adecuarse a la nueva normativa.

No obstante, muchos de ellos utilizan lo que podríamos llamar una “tercera vía” para aquellos clientes que no cumplen los requisitos de cliente profesional y quieren un mayor apalancamiento: enviarlos a una regulación offshore, fuera de Europa.

Evidentemente, esta práctica no es legal, y no está bien vista por el regulador, el problema es que sin ayuda de los reguladores locales, es algo difícil de conocer. Sin embargo, esta semana conocíamos a través de Finance Magnates, cómo uno de los reguladores más laxos, el de Bahamas, anunciaba nuevas limitaciones en su regulación.

¿Qué medidas incorpora?

  • Apalancamiento: se reduce el nivel máximo de apalancamiento a 1:200 a todos los activos subyacentes en los CFDs (a excepción de las criptomonedas, que ya sabemos que van a otro ritmo).
  • Opciones binarias: queda prohibida la negociación de opciones binarias para los clientes minoristas. Se limitarán los incentivos a esta inversión eliminando las bonificaciones.
  • Supervisión interna: La empresa de CFDs deberá registrar a la persona que se hará cargo de la supervisión de dicha empresa.
  • Advertencias: establecimiento de mensajes de advertencia de riesgos estandarizados, similares a los utilizados por ESMA en los brokers con regulación europea (la típica frase donde aparece el porcentaje de clientes que ha perdido dinero operando con CFDs en el proveedor en cuestión).

Las regulaciones offshore, como la de Bahamas, se han visto claramente beneficiadas tras el verano de 2018, al ver incrementado el número de clientes que buscaban mejores condiciones comerciales que las ofrecidas en Europa. ¿A qué se deberá, por tanto, este endurecimiento?

La clave es, quizás, parecer ser una regulación seria pero flexible, que no se tome la legislación de la isla como si fuese decidida por el señor que toma el sol debajo del cocotero pero, tampoco, con la exigencia que lo hace el regulador europeo.

¿Le seguirán otros reguladores offshore como Bermudas, Vanuatu o San Vicente y Granadinas? Lo que está claro es que ya no todo vale en el trading, más vale tarde que nunca, ¿verdad?

¡Comparte en tus redes sociales!
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter